Cómo Evitar las Tentaciones. La historia del Jinete y el Elefante te lo deja claro.

En la vida hay dos tipos de personas. Las que toman buenas decisiones día a día y las que no.

Y para formar parte del primer grupo (que casualmente son las personas que pueden vivir su vida sin depender de dietas) es imprescindible entender esta pequeña historia que te voy a contar ahora.

Vas por una carretera estrecha. La típica carretera que va rodeando las montañas hasta  la cima. Miras a tu derecha y no ves más que vacío. Algo más de 300 metros de caída.  Aunque te das cuenta de que es mejor no mirar abajo.

cerebro reptiliano

 

 

 

 

 

 

Todo depende del elefante en el que vas montado. Sí. Vas montado en un elefante.

De repente viene una curva muy cerrada a la izquierda y el elefante parece no girar. Parece ir directo hacia el precipicio. Por todos los medios intentas que tome la curva. Gritas, mueves los brazos, las piernas, le das golpes; todo lo necesario para no caer al  vacío. El miedo te paraliza y aceptas tu destino. Cedes tu suerte a la decisión del elefante.

Y haces bien. Éste, con calma y tranquilidad toma la curva sin sobresaltos, y tu ruta por la montaña continúa. No era para tanto.

 

Lo realmente importante, y que quiero que entiendas, es que en ningún momento podrás controlar al elefante a base de fuerza. Simplemente no puedes. Es mucho más grande que tú y mucho más fuerte además.

¿Qué quiero decir con este ejemplo?

 

Pues mira, esta historia es la que aparece al principio del libro: The Happiness Hypothesis, de Jonathan Haidt.

Y esta metáfora, no hace otra cosa más que explicar como funciona tu mente:

El elefante representa tu mente primitiva, automática, emocional o subconsciente. El cerebro reptiliano.

Se mueve por impulsos, es ‘adicta’ a la dopamina, es decir, le gusta la gratificación inmediata (comer chocolate por ejemplo). Te da una fuente de placer en el momento, aunque te perjudique a largo plazo.

Al fin y al cabo es el encargado de tu supervivencia (por eso en la historia anterior no dejará que caigas por el precipicio), y entiende que el azúcar es esencial para que sigas con vida, así que si te gustan los dulces, tranqui, es parte de la evolución 😉

El jinete representa tu mente ‘moderna’, lógica o consciente. El neocortex.

El jinete es el planificador. Tiene una visión a más largo plazo. Fija objetivos. Sabe la mayoría de las veces cual es el camino por el que debería llevar al elefante. Pero también, la mayoría de las veces, no sabe llevarlo por el camino correcto.

Y claro, ahora viene el problema:

El jinete (parte lógica) NUNCA podrá controlar al elefante (parte emocional).

Podrá dirigirlo, pero NO podrá controlarlo.

Cuando el elefante desea algo, simplemente será demasiado para el jinete.

el cerebro reptiliano

Haz click en la imagen para verla con mejor resolución

 

 

 

 

 

 

 

 

Quiero que a partir de ahora pienses en tu mente así. Como si estuviera dividida en 2 partes (ya hablaremos del cerebro límbico para otro momento):

La parte instintiva o cerebro primitivo/reptiliano, que es donde realmente tomas tus decisiones (el elefante) y la parte lógica, o ‘cerebro moderno’, que se encarga de dar razones lógicas a tus decisiones (el jinete). Osea, racionalización: Tú tomas tus decisiones a nivel emocional y las justificas a nivel racional.

 

Entender este concepto te hará muchísimo más fácil poder vivir sin dietas ya que te será mucho más fácil no dejarte llevar por tus instintos animales y poder evitar esas tentaciones que tanto te (nos) gustan, pero que en el fondo no son nada saludables. (ese bollo a media mañana, esa pizza congelada, ese paquetito de galletas, ¿me entiendes verdad? 😉 )

También te será mucho más fácil ir a entrenar, y todas esas excusas que nos ponemos, ya no serán tan útiles.

Además es un concepto que te ayudará a mejorar en el resto de áreas de tu vida.

Después de leer este post no serás el mismo.

Ahora me explico. Sigue leyendo.

 

Bien, una vez queda claro que tu mente está dividida en una parte emocional y otra racional (y que muchas veces tienen objetivos distintos: Gratificación a corto plazo vs éxito y cumplir objetivos a largo plazo) es el momento de reconocer que no somos tan listos como creemos.

”Bueno, me tomo este trozo de tarta, ya mañana comeré un poco menos”

”Bueno, hoy no voy a ir a entrenar, que ya mañana hago una sesión doble”.

¿Reconoces eso? Es tu elefante tomando decisiones por ti. Comer tarta. Quedarse en el sofá. Gratificación inmediata definida a la perfección.

¿En serio comer tarta y no ir a entrenar te acerca a tus objetivos?

mmm… si estás leyendo esto es porque quieres tener un cuerpo espectacular, quieres una mente despejada y quieres vivir sin depender de las dietas. Claro, estos son los objetivos que decidió tu jinete (tu mente racional). Son tus objetivos a largo plazo.

¿Te das cuenta que poca congruencia?

Esto es porque tus decisiones del día a día las toma el elefante. Y te llevará por un camino que no te conviene.

A no ser que aprendas a controlarlo.

A no ser que tu jinete aprenda a ‘manipular’ a tu elefante.

 

*****

Dirige a tu elefante. No lo controles. La solución real.

 

Bien, veo que no te has ido a actualizar tu muro de facebook. Deduzco de ello que sigues interesado en aprender como funciona tu mente para vivir tu vida sin dietas.

Pues seguimos.

 

Hace unas línea te  pedí que reconocieras que no eres tan listo como crees. No es fácil. Lo sé. A mi en su momento también me costó aceptarlo. Muy poca gente lo hace.

Lo paradójico es que aceptar que no somos tan listos como creemos, nos permitirá tomar decisiones mucho más acertadas en nuestra vida. Simplemente requiere un poco de humildad por nuestra parte.

Entonces, tiene que quedar claro que ‘por defecto’ estamos programados para que nuestra mente automática o subconsciente sea la que nos domina. Una vez lo aceptes, podrás tomar mejores decisiones.

 

El hecho de conocer esto, te dará el secreto que el 99% de la gente no conoce. El motivo por el que toda esa gente fracasa cuando ‘se pone a dieta’.

Y tu ya nunca cometerás ese error.

 

*****

*****

 

Sé que este post ha sido algo denso y teórico, aunque totalmente necesario para que puedas entender tu mente y como ésta te controlará a ti, si no decides controlarla tu a ella.

¿Qué te ha parecido a ti? Escribe tu opinión en la sección de comentarios y lo hablamos 😉

2016-01-23T17:13:45+00:00
  • alba

    Yo también creo que intentar controlar a la mente es de los trabajos más absurdos que hay, lo sé por experiencia. Cuando decidí aceptar cómo actuaba es cuando empece a notar que más que ella era yo la que tenía el control de las cosas. Aún sigo cayendo en su juego a veces pero la cosa va mejorando. Saludos.

    • Exacto Alba! Aceptar que no podemos controlar nuestros impulsos al 100% es uno de los primeros pasos (y más importantes) para conseguir tener una alimentación mucho más sana, y en definitiva, ser más felices.
      Un abrazo!

  • emma

    Hola. cual es el post que sigue a este? gracias